TECNOLOGÍA DIGITAL CONTRA LA EDAD Y LA DISCAPACIDAD

Hay algo de paradójico en tecnologías como la Internet de las Cosas o la realidad aumentada, que calificamos como nuevas, a pesar de que ya llevan unos años rondándonos. Algunos expertos predicen un despegue inminente de estos sistemas, pero otros sugieren que tal vez las expectativas en torno a ellos se han exagerado, dado que aún no han encontrado aplicaciones mayoritarias. Sin embargo, existe un terreno en el que estas tecnologías se configuran como una apuesta firme, y es el sector asistencial.

Los investigadores están aprovechando las tecnologías digitales para que las personas con necesidades especiales puedan ayudarse a sí mismas. Es el caso de ACTIVAGE, un gran proyecto europeo cuyo objetivo es utilizar Internet de las Cosas para crear un ecosistema más accesible a las personas ancianas. El objetivo es crear nueve entornos en siete países europeos donde se desplegarán sistemas interconectados de telemedicina y de monitorización de la actividad en el hogar y fuera de él. Por otra parte, se está aplicando la realidad aumentada como una especie de prótesis mental para las personas con deterioros cognitivos o sensoriales, de modo que las representaciones virtuales las ayuden a desenvolverse con mayor autonomía en su entorno.

Post Relacionados

Leave a Comment